Capítulo 17 de el libro  “La Farsa de Jesús”  como extracto

17. EL ALBOROTO DE LA ENTREGA DEL CUERPO DE JESÚS A JUDAS. LOS ORÍGENES DE LA “EUCARISTÍA” CRISTIANA

Como se mencionó, los forajidos “religiosos” no son sólo los engañadores. Al principio, ellos son auto-engañadores que se hablan a sí mismos creyendo sus propias mentiras. Uno no puede engañarse a sí mismo, sin engañar a los demás. Por lo tanto, son engañadores, ya que son auto-engañadores. Por ejemplo, no pueden engañarse a sí mismos diciendo que supuestamente es el más grande, por ejemplo, “pastor”, mientras que mienten a su fuertemente “amado” vecino – a quien no pueden sostenerle una vela- el último solo es una oveja.

El primero pertenece a la los seres humanos, este último a los animales, es decir, una especie por abajo de los seres humanos. Los hechos demuestran lo contrario, mienten recurriendo a un autocreado “dios” que supuestamente adoran ellos de acuerdo con sus “buenas nuevas” por megalómanos que no se paran ante nada…Su autoengaño deberá ayudarles a tocar las partes de auto importancia, que quieren jugar y no pueden jugar manteniendo el juego limpio. Uno puede llamarlos forajidos satánicos ya que incluso el término de “dios”, “amor” y otras nociones de ética se utilizan como espantajos para su boca sucia y el juego sucio. En la actualidad, nos dejó el récord: La primera preocupación de los forajidos es auto-engaño de una nueva identidad que no tienen.

 Esta falsa identidad se deja engañar como que son “superiores” a sus compañeros humanos. Esas “ideologías” o “religiones” son la guerra a sus congéneres. Esta guerra de nuevo está aún encubierta, inclinada y mentida por sus respectivos contrarios, por ejemplo, por “amor”, “el martirio por el prójimo” y “sacrificio por el prójimo”, etc., con el fin de calmar a las víctimas dirigidas por una falsa sensación de seguridad única pero de nuevo, en primer lugar, estar de pie o soportar a sí mismos, es decir, que puedan soportar la depravación (argot: “pecado”) de los suyos.

Ahora, vamos a demostrar que la siguiente ceremonia parcialmente se oculta ya que incluso sus secuaces más cercanos no creían en ella. Durante la bulla de “La última cena”, Ben-Pandera no predice lo que Judas Iscariote va a hacer, pero le ordena llevar a cabo una misión especial…Por supuesto, él podría “predecir” lo que Judas hará si Judas sólo lleva a cabo lo que le ordenó hacer…La identidad forjada que esos forajidos se atribuyen a sí mismos implica un mundo engañado (argot: “nuevo mundo”, “reino por venir” o “la tierra prometida”, etc.). Dado que no existen esos mundos, esos forajidos dotan de “ceremonias”, “liturgias” y otro escándalo como el siguiente que ahora vamos a exponer. Un ejemplo correspondiente vamos a experimentar.

Ahora, vamos a demostrar cómo los forajidos intentan reemplazar realidades y verdades con “ceremonias” de su anarquía para engañarse a sí mismos de lo que en la realidad supuestamente es “no”, y que lo que no es, es decir, su caos, supuestamente es. El siguiente es un ejemplo a seguir de cómo los forajidos consideren sus vanidades como “verdades” y las verdades como “vanidades”. Con el fin de evitar traducciones equivocadas y mal guiadas, perteneciente al tema el autor de esta exposición se refiere a la traducción literal de Young (YLT) de la Biblia, después de haber comparado los pasajes en cuestión con Latín Vulgata Biblia a partir del año 405.

Juan 13:26 YLT

26 Jesús, respondiendo, “Ese es a quien yo, habiendo sumergido el bocado, lo entregaré; Y habiendo sumergido el bocado, se lo daré a Judas de Simón, Iscariote.

 El bocado simboliza vicariamente la carne (cuerpo) y el vino vicariamente la sangre del impostor (argot: Jesús “Cristo”). En consecuencia, el bocado mojado simboliza vicariamente el “cuerpo y sangre” de Ben Pandera. Al pasar el bocado mojado a Judas Iscariote, Ben-Pandera imagina “entregar” su cuerpo y sangre a Judas Iscariote de manera que ambos (Judas y Jesús) ahora se engañan a sí mismos de que el cuerpo de Judas Iscariote no es el de Judas, por más tiempo, sino el de Ben Pandera (argot: Jesús “Cristo”). Por lo tanto, cuando Judas se cuelga en lugar de Jesús, los engañadores y auto-engañadores se engañan a sí mismos que no es Judas, sino Ben-Pandera (argot: Jesús “Cristo”) el que está colgando…De manera similar, los cristianos en general se engañan a sí mismos que se unen con su nigromante superior (argot: “dios”) cuando hacen la “Eucaristía”.

Esto es lo que la noción de “entrega” significa (en latín: “tradere” o en griego: “paradidomi”) no traicionó el delincuente a sus fiscales sino una imaginada “transfiguración” de (ahorcamiento) de Judas, con Ben-Pandera (Jesús). Al entregar el bocado a Judas, Jesús virtualmente dice: Ahora, tu cuerpo es mío y tus sufrimientos son míos y prepárese para su ejecución (“Lo que tú hiciereis –hazlo rápidamente…, Jn 13:27). Este es el significado de paradidomi (griego) o tradere (Latín) falsamente traducido por “traicionar”, respectivamente, “traición”. Dado que este tipo de forajidos quieren cambiar así la mentira como las “verdades”, es decir, el engaño y auto -engaño, recurren a simulaciones semánticas, es decir, la mentira por conceptos. Los clichés (latín: signum) y el significado de las palabras (latín: ad signatum) se refieren a lo recíproco. Por lo tanto, las auto-engañadores siempre pueden dar la culpa al engañado y no a sí mismos. Si las víctimas hubieran leído todo correctamente, sabrían las verdades. De hecho, esto no es incorrecto! La presa atrapada incluso podría encontrar admisiones de Ben Pandera que se jacta de ser un engañador superior al que nadie puede superar.

 Recordemos “Y si tú quieres saber acerca de mí (Jesús), lo que fui, sepa que con una palabra Yo (Jesús) engañé a todas las cosas y no quedé ni un ápice engañado.” A la vista de estos forajidos, los engañados se culparán a sí mismos y no a los hipócritas. Si iban a examinar todo, podían leer de que se trata todo. Por cierto, lo mismo se puede decir acerca de los forajidos nazis alemanes. El que escrutó sus escrituras sabía todo lo que perpetraron, por adelantado. Un “profeta” de esa calaña es tanto el éxito que él puede tener que el velo de “verdades” y el “honor” de engaños (mentiras) y lo peor de lo peor que uno puede echar la culpa a los atrapados. Vamos a echar un vistazo a los diferentes informes de la “escena” en la que Ben-Pandera aparentemente “predice” una traición, respectivamente, asigna a alguien para llevar su cuerpo (de Ben Pandera) en la horca o cruz.

Juan 13: 21-22 YLT

21 Estas cosas se han dicho, Jesús se conmovió en espíritu, y testificó y dijo: “De cierto, de cierto os digo, que uno de vosotros (Judas) se me ha de entregar”

22 los discípulos estaban buscando, por lo tanto, unos a otros, dudando de quien se habla.

 Juan 13: 26-27 YLT

26 Jesús, respondiendo, “Ese es a quien yo, mojando el bocado, lo entregaré; ‘ Y mojando el bocado, se lo da a Judas de Simón, Iscariote.

27 Y tras el bocado, luego el Adversario entró en que uno, Jesús, por lo tanto, le dice: “Lo que tú harás - hazlo rápidamente;”

Mt 26: 24-25 YLT

24 El hijo del Hombre ciertamente va, como ha sido escrito de él, pero ¡ay de aquel hombre por quien el Hijo del hombre es entregado! bueno que fuera por él si ese hombre no ha nacido.”

25 Y Judas el que le entregó, respondiendo, dijo: “¿Acaso soy yo, Maestro?” Volvió a decirle ‘, Tú lo has dicho.

Mr 14: 18-20 YLT

18 y como ellos fueron reclamando y comiendo, Jesús dijo: “En verdad os digo que uno de vosotros, que come conmigo, me ha de entregar.”

19 Y comenzaron a entristecerse, y a decirle uno por uno: “¿Seré yo? ‘ y el otro: ¿Seré yo? ‘ 20 Y él respondiendo, les dijo: “Uno de los doce que moja conmigo en el plato;

Lu 22: 21-24 YLT

21 ‘Pero he aquí, la mano del que me entrega está conmigo hasta en la mesa,

22 y en verdad el Hijo del hombre hace ir de acuerdo con lo que ha sido determinado; pero ¡ay de aquel hombre por quien está siendo entregado.

23 Y comenzaron a razonar entre sí, quién de ellos puede ser, que está a punto de hacer tal cosa.

24 Y sucedió también entre ellos una disputa, que de ellos se tiene en cuenta para que sea mayor. Sólo si un jefe da órdenes a alguien a hacer algo que nadie es aficionado a realizar, los subordinados preguntan a su jefe: Soy yo quien tiene que hacerlo? Sin embargo, en este caso que no reaccionan como si todo el mundo sabe lo que está haciendo o no haciendo. Ben-Pandera mantiene el control de todo lo que va a pasar, ahora. Planeó las partes que sus subordinados tienen que jugar ahora.

Juan 13:27 YLT

27 Jesús, por lo tanto, ha dicho a él (Judas), ‘Lo que tengas que hacer-hazlo rápidamente;’

Esto echa por tierra a Judas como el agente doble a favor de Ben Pandera y ninguno de los fiscales. Judas demostrablemente no hace nada de lo que Ben-Pandera no quiere que él haga. Por lo que Judas se pretende como un agente del Ministerio Público, que se realiza con el fin de un agente doble (a favor de Ben Pandera). Aquí, el delincuente (Ben-Pandera) da órdenes de lo que está por hacer. Él no le ordena traicionarlo, pero para que se prepare para la ejecución en lugar de él, es decir, para contribuir con su parte para el engaño más abominable que nunca se llevó a cabo en la historia humana. Inmediatamente, después del truco, es decir, cuando todo había terminado, los subordinados de Jesús aprecian:

Ac 1:17 NVI

17 para él (Judas Iscariote) era contado con nosotros y se adjudicaron su parte en este ministerio”.

Aquí, la contribución de Judas se aprecia como un “ministerio”, y no como una vergonzosa traición o algo similar. Si la colaboración de Judas fuera algo parecido a una traición como las crónicas cristianas acostumbran dar la impresión, el que sería traicionado gestiona su “traición”. Una traición presupone que algo se hace, en primer lugar, contra la voluntad de alguien y en segundo lugar, sin su conocimiento. En este caso, no se dan ambos hechos. Si el “traicionado” ordena su “traición” uno no puede hablar sólo de un doble agente o de un crimen provocado. Las otras crónicas no relacionan el asunto de la entrega (por el bocado mojado). Según Mt 26:25, Judas le pregunta a Ben-Pandera si él era el único que tiene que perpetrar lo que él (Ben-Pandera) le ordena hacer, es decir, entregar el cuerpo de Ben Pandera en la cruz. Ben-Pandera lo confirma. De acuerdo a la crónica que se le imputa a Marcos, el lio (argot: “ceremonia”) era que Judas y Ben Pandera, al mismo tiempo sumergen el pan en el plato (ver: Mr 14:20).

De este modo ambos cuerpos se hicieron “unidos”…La inmersión común en el plato al mismo tiempo deberá simbolizar la “unificación” del cuerpo de Judas y Ben-Pandera para que el sufrimiento de Judas ahora pueda imaginarse como de Ben Pandera. Cuando más tarde los cristianos estrictamente afirman que su parangón (de la perfidia) cuelga en la cruz, lo hacen engañándose a sí mismos de que esta locura de la “entrega” de los dos cuerpos (de Judas y Ben-Pandera) no es locura, es decir, que sus locuras y disparates son “verdades”…la fe mueve montañas…“ "Lucas” guardando silencio acerca de la “ceremonia” de la “entrega”, informa otro detalle interesante que todas las otras crónicas ocultan. Inmediatamente, una disputa surgió sobre la pregunta ¿cuál es mayor? (ver: Lu 22:24), es decir, si el que realmente va a sufrir o aquel cuyo lugar el va a morir, es decir, el instigador.

Como vamos a probar, esta lucha no terminó en la víspera antes de la Pascua y quebró la reputación de Ben Pandera entre sus más cercanos subordinados. Que el doble sufriendo tiene mayor rango que el instigador fue una tremenda amenaza para el engaño cristiano. Por último, por esta razón Judas se convirtió en la personificación de la falsedad cristiana, la hipocresía y la perfidia con el fin de evitar que su reputación pueda superar la del culpable condenado (Ben-Pandera). Todos los malos rasgos que marcan a un cristiano, han sido proyectados sobre Judas Iscariote desde entonces, en particular, el de la perfidia. Los que son “pobres de espíritu” (Mt 5, 3) acostumbran pensar: Debe ser sobre el extraordinario “pueblo santo” y “mártires de las verdades” estando indignados por la perfidia de un individuo…

Al final del primero y en el segundo siglo, hubo al menos una secta cristiana primitiva que coloca a Judas bastante diferente que los otros. Como el inquisidor cristiana primitivo Ireneo (140-202) se refiere, Judas tenía alta fama en la secta cristiana de los cainitas, en el siglo II. Esto sucede si uno engaña al mundo con un doble de acción. Esquivando su ejecución por un doble de acción fue una cuestión de rutina para un impostor que obsesivamente no se resiste al mal (véase: Mt 5:39), es decir, que no se detiene ante nada. A causa de la imaginada “transfiguración”, “entrega” o “transubstanciación”, con Ben-Pandera, Judas Iscariote textualmente se le llama entregador (griego: “paradidomi”), pero no a causa de cualquier traición, aunque las crónicas cristianas obviamente juegan a este juego de palabras. Dado que, por las razones que ya hemos mencionado, los cristianos después no querían admitir que en lugar de Jesús fue ahorcado Judas Iscariote, que atribuían el significado de “traidor” al cliché de la entrega (paradidomi).

Más tarde, la secta cristiana no se detuvo ante nada para evitar que en sí se convirtiera en una secta de Judas. A partir de la hora de la ejecución, el cebo de secta cristiana “para agarrar a la gente” (Lu 5:10) era la perfidia de “sufrimiento vicario” y “expiación vicaria por los pecados” de todo el mundo que se una a la secta cristiana. Este cebo fue Judas Iscariote y no Ben Pandera, si había algo que llevar a cabo, en absoluto. Ya puesto al tanto de que las reacciones de sus subordinados más cercanos durante la “Última Cena” no coinciden con los cuentos de un acto vergonzoso de la deslealtad de su jefe. Si este sería el caso ningún discípulo le habría preguntado si él es el que va a cometer esta “traición” vergonzosa como todo el mundo sabe lo que va a hacer o no. Traducción literal

Mt 26:22 de Young (YLT)

22 Y se disgustó mucho, ellos empezaron a decirle a él, cada uno de ellos, ‘¿Soy yo, Señor?’ Mr 14:19 YLT 19 Y ellos (los subordinados de Ben Pandera) comenzaron a entristecerse, y a decirle uno por uno:

“¿Seré yo? ‘ y el otro: ¿Seré yo?” Si Ben Pandera habría dicho que alguno de ellos le haría una traición vergonzosa, la reacción sería como la siguiente, aparte del hecho de que el traidor “vergonzoso” habría dejado la sala como la pareja Ananías y Safira hicieron por lo que de acuerdo con

Ac 5: 1-10, es decir, como un cadáver. En esa situación, si no es Ben Pandera, luego Simón Pedro habría resuelto la cuestión como él lo hizo en relación con la pareja que se acaba de mencionar.

Mt 26:35 NVI

35 Pedro le dijo: (Ben-Pandera), “Aunque tenga que morir contigo, no te negaré.” Y así, dijeron todos los discípulos.

Juan 13:37 NVI

37 Pedro le dijo: “Señor, ¿por qué no te puedo seguir ahora? Voy a dar mi vida por ti”.

Juan 11:16 NVI

16 Tomas, quien fue llamado el Mellizo, dijo a los otros discípulos: “nosotros (subordinados) Vayamos también nosotros a morir con él (Jesús).

Esta sería la reacción si uno de ellos realmente fuera un traidor. Cada uno de los secuaces no sólo impugnaría hacerlo, sino también a morir con él! Las respuestas descritas durante “La última cena” sólo se producen si el jefe ordena a alguien de un grupo hacer cosas que nadie del grupo le gusta hacer y no sabe que él es el asignado para hacerlo. ¿Quién es aficionado a tirar su vida por el jefe de una banda de mentirosos? Las reacciones emocionales de “La última cena” de las diferentes crónicas coinciden con una misión que alguno de ellos tiene que morir en lugar del jefe de la pandilla. Cada uno de los subordinados sabía lo que iba a hacer o no. Por lo tanto, nadie tiene que preguntarle al jefe: “Ciertamente, no soy yo (te traicionaré)” (Mr 14:19)? En esa situación, ellos no hubieran preguntado nada sino que dar mi vida por ti”.

Juan 11:16 NVI

16 Tomas, quien fue llamado el Mellizo, dijo a los otros discípulos: “nosotros (subordinados) Vayamos también nosotros a morir con él (Jesús).

Esta sería la reacción si uno de ellos realmente fuera un traidor. Cada uno de los secuaces no sólo impugnaría hacerlo, sino también a morir con él! Las respuestas descritas durante “La última cena” sólo se producen si el jefe ordena a alguien de un grupo hacer cosas que nadie del grupo le gusta hacer y no sabe que él es el asignado para hacerlo. ¿Quién es aficionado a tirar su vida por el jefe de una banda de mentirosos? Las reacciones emocionales de “La última cena” de las diferentes crónicas coinciden con una misión que alguno de ellos tiene que morir en lugar del jefe de la pandilla. Cada uno de los subordinados sabía lo que iba a hacer o no. Por lo tanto, nadie tiene que preguntarle al jefe: “Ciertamente, no soy yo (te traicionaré)” (Mr 14:19)? En esa situación, ellos no hubieran preguntado nada sino que negarían firmemente la traición e incluso se comprometerían a morir con él lo que hicieron en casos similares (ver: Juan 16:11). Sin embargo, si les dice a sus subordinados que uno de ellos tiene que sufrir la pena de muerte en lugar de él, a continuación, cada uno de ellos le pregunta aterrado: “Seguramente, no soy yo (estoy asignado a ser ejecutado en lugar de ustedes)”?

El autor de esta exposición no es el primero en enterarse de que hubo un cambio radical en los “principios” cristianos antes del Calvario y después. Como casi todo el mundo, incluso el filósofo alemán Friedrich Nietzsche (1844-1900), cree que Jesús había muerto en la horca o cruz, suponen que sólo “Pablo” hizo este cambio de secta cristiana porque consideran a este último el único que es lo suficientemente inteligente como para lograrlo. Sin embargo, nadie, solo Ben-Pandera tenía ese calibre como para hacer esos cambios radicales en la joven secta cristiana, en la que cada rencoroso (argot: “ama”) a cada uno. Acerca de “Saúl” o “ Pablo”, ya prometimos descubrir algunas sorpresas. La cristiana “infalible” y “absolutamente verdadera palabra de Dios” no sabe si Satanás entró en Judas Iscariote, ya sea antes o después de la “entrega” del cuerpo de Jesús a Judas.

Lu 22: 2-3 NVI

2 Los sumos sacerdotes y los escribas buscaban una manera de poner a Jesús a la muerte, porque tenían miedo de la gente.

 3 Entonces Satanás entró en Judas, llamado Iscariote, que era uno de los doce; Juan

Juan 13:27 NVI

 27 Después de recibir el bocado, Satanás entró en él. Jesús le dijo: “¿Has rápidamente lo que vas a hacer.”

Si la “fusión” imaginaria de Judas y el cuerpo de Jesús (argot: “Eucaristía”) significa una entrada de Satanás en Judas, a continuación, la “palabra absolutamente verdadera de Dios”, la “infalible” de los cristianos indirectamente y sin querer desacredita a Jesús “Cristo “como Satanás, que entró en el cuerpo de Judas y tomó posesión de el. La entrada del primer cristiano aquí se equipara con el segundo cristiano dentro de Judas. Si Satanás entró en Judas como los cristianos afirman, a continuación, se demuestra que el “redentor” de los cristianos es Satanás, quien finalmente logró esos acontecimientos de la “salvación” de lo que los cristianos se jactan tanto…! El autor ya ha anunciado que va a desacreditar que Judas Iscariote no es el único doble de Ben-Pandera (argot: Jesús “Cristo”) y la del Calvario no es su única condena a muerte.

En diferentes países y por diferentes jueces, el segundo cristiano resultó ser repetidamente un criminal del calibre del corredor de la muerte. Otro caso para la pena de muerte fue que Ben Pandera vivió en secreto décadas después que supuestamente había “subido al cielo.” Ya hemos demostrado que este cielo no existe de acuerdo con sus puntos de vista. Según las escrituras cristianas tempranas suprimidas “Los Hechos de Pedro” y “Los Hechos de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo” (a menudo abreviado como “Los Hechos de Pedro y Pablo”) tienen la misma queja de la “entrega”. En el siguiente caso, Ben-Pandera pasa su cuerpo a Simón Pedro para colgarlo en la cruz en lugar de él (Jesús). Es decir, además de Judas Iscariote, Simón Pedro es otro doble de Ben Pandera. Así, tenemos por lo menos dos casos en los que Ben-Pandera evitó ser colgando por un doble de acción. Si Ben Pandera y “ Pablo” es el mismo individuo, ya tenemos tres casos, y no sólo uno en el que Ben-Pandera escapó con éxito de la pena capital que se merecía. Diferentes jueces de diferentes países concluyen independientemente de que se trata de un delincuente para el corredor de la muerte. Después de la conflagración en Roma en el año 64 y el asesinato de Simón Pedro sobre Simon Magus 333, Ben-Pandera (argot: Jesús “Cristo”) y Simón Pedro se reúnen en Roma, cerca de la Vía Apia y Jesús “Cristo” da otro para ser colgado en su lugar en la cruz. “…

Pero yo (Pedro) saldré solo, después de haber cambiado mi ropa. Y cuando él (Pedro) salió de la ciudad, vio al Señor entrar en Roma. Y cuando lo vio, le dijo: Señor, ¿a dónde vas así (o aquí)? Y el Señor le dijo: Yo voy a Roma para ser crucificado. Y Pedro le dijo: Señor, ¿eres tú (siendo) crucificado de nuevo? Él le dijo: Sí, Pedro, seré crucificado de nuevo. Y Pedro volvió en sí: y habiendo contemplado al Señor ascender al cielo, regresó a Roma, con regocijo, y glorificando al Señor, para que él dijo: Yo estoy siendo crucificado: lo que estaba a punto de caer sobre Pedro.” Aquí, en “Los Hechos de Pedro” Ben-Pandera (argot: Jesús “Cristo”) “vicariamente” pasa la crucifixión de Simón Pedro como si fuera la suya. Lo mismo que hace con respecto a la ejecución en el Calvario con Judas Iscariote.

“Crucificado” Ya sea Iscariote o Simón Pedro el que muere, el fanfarrón superior presume ser el. Según “Los Hechos de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo,” Simón Pedro se refiere al truco de Ben Pandera en el Calvario: “Yo (Pedro) me iba; y mi Señor Jesucristo me conoció, y habiéndolo adoraba a el, yo dije: Señor, ¿a dónde estás yendo? Y él me dijo: voy a Roma para ser crucificado. Y yo le dije: Señor, ¿no has sido crucificado una vez por todas? Y el Señor de respuesta, dijo, te vi a ti huyendo de la muerte, y yo quiero ser crucificado en lugar de ti. Y yo dije: Señor, me voy; Yo (Pedro) cumpliré Tu mandato.” Es de suponer que Judas Iscariote de la misma manera, dijo al impostor pérfido: “. Señor Yo (Judas) voy a cumplir Tu mandato” Para las personas que han convertido a la perfidia en su primera naturaleza, tal engaño es una cuestión de rutina.

Uno puede darse cuenta de la perfidia de Ben Pandera por la forma en que convenció a Simón Pedro a morir en lugar de él: ¡Oh Pedro, quieres que yo sufra torturas en la cruz?¿Eres tan egoísta que no tomarás los tormentos que están esperando por mí? ¿Es que no tienes compromiso con tu prójimo, que yo (Ben-Pandera) soy tu jefe…? Oh mundo malo…! Cada uno sólo se preocupa por su propio beneficio y no por el mío (Ben-Pandera). Por lo tanto, yo (Ben-Pandera) tengo que cuidar de mi beneficio…! Esta es la perfidia del cristiano “Cristo” y de uno de los defensores de los cristianos! En consecuencia, el Calvario no fue el único truco de Ben Pandera donde esquivó la pena de muerte por un doble! Jugar a “dios” de la mitad de un planeta uno no lo puede lograr por la estupidez! Los cristianos están muy equivocados si creen que el problema se resuelve si se habla de “Dios” y de “amor”.

El problema no son los clichés (de) palabras, sino su significado, es decir, lo que se llama “dios” y lo que se llama “amor”, etc. No sólo por accidente los cristianos acostumbran a jugar a los ignorantes, que supuestamente no saben nada de hipocresías y perfidias! Las crónicas cristianas no niegan que Satanás entró en Judas. Ellos sólo están en desacuerdo sobre la fecha de esta inscripción. Sin embargo, si Judas Iscariote ahora representa el (colgante) cuerpo de Ben Pandera, entonces precisamente el que entró en Judas fue Jesús “Cristo”. Por lo tanto, la entrada de Jesús “Cristo” en Judas es la entrada de Satanás.

Una vez más, nosotros, tenemos evidencia de diferentes aspectos que los cristianos adoran a Satanás como “dios”, es decir, el crucifijo simboliza el sufrimiento de Satanás (por la maldad de los suyos, de su Ungido y de todos sus seguidores). ¿Quién dice que Satanás no quiere ser adorado como “dios” o “hijo de dios”…? Recordemos: “los demonios” anti-cristianos no “inventaron” que la transfiguración de Judas a Jesús es equivalente a la toma por Satanás de Judas, sino la “infalible” “palabra absolutamente verdadera de Dios”…! Esta entrada del primer cristiano en Judas, a más tardar, es el comienzo del dominio de Satanás sobre el cristianismo (argot: iglesias). Se corrobora el acuerdo que el primer y el segundo cristiano hicieron a la postre. Admitirán los cristianos que son el resultado de un arreglo de su instigador con Satanás? ¿No denegarán todo lo que pasó? ¿No nos informa Santiago el hermano de Jesús por la “infalible” “palabra de dios santo” que todo el mundo sólo es tentado por sus propios malos deseos?

Index                La Farsa de Jesus                     bare-jesus.net